¿Cómo mantener una alimentación saludable de los niños durante las vacaciones?

¿Cómo mantener una alimentación saludable de los niños durante las vacaciones?

Comer cuatro comidas diarias, no hacer ayunos prolongados y evitar las colaciones y picadillos envasados, son las principales recomendaciones para el tiempo de descanso en el hogar.

El inicio de las vacaciones de invierno significa un quiebre en la rutina de los niños, sin la obligación de cumplir horarios, al menos por dos semanas, pero también dejar de realizar algunas actividades como deporte o alimentarse adecuadamente, lo que genera que muchos suban de 1 a 2 kilos durante este periodo.

Según el último Reporte de Salud de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el índice de sobrepeso y obesidad de los niños en Chile es de casi un 45%, una cifra considerablemente más alta que el promedio de los países de la OCDE que alcanza solo un 25%.

Frente a este escenario, algunas recomendaciones para mantener ciertos hábitos saludables durante esta semana, son:

No saltarse el desayuno

Lo más importante es mantener los horarios de la alimentación y 4 comidas diarias, tratando que la cena no sea más allá de las 8 de la noche para tener un periodo de ayuno suficiente que normalice algunos niveles hormonales, como por ejemplo el de la insulina. Si antes el desayuno partía a las siete de la mañana, lo ideal es atrasarlo en una o dos horas, pero ingerir esos nutrientes. Hay que considerar que se viene con un ayuno prolongado de al menos 8 horas de sueño, por lo que es muy importante el aporte de nutrientes con un desayuno balanceado que incluya lácteos o cereales, como la avena.

Mantener porciones adecuadas

La pediatra asegura que es importante recordar que los niños no comen igual a los adultos. El tamaño del plato debe ser más pequeño. Hay muchas familias que visitan restaurantes, donde las porciones se preparan pensando solo en los adultos y, a veces, las calorías superan lo que un niño debería consumir a diario”.

Evitar las colaciones

Cuando un niño se alimenta con desayuno, almuerzo, once y cena, no es necesario que consuma colaciones. Las colaciones no aportan mucho a su alimentación, por lo que no es necesario que coma una colación en cada recreo. Si el niño desayuna más tarde no es necesario dar colaciones, basta con comidas sugeridas. En tiempo de colegio recordar que es una colación para la mañana y no una colación para cada recreo.

Optar por sopas o cremas

En estas semanas, donde bajan las temperaturas, una opción nutritiva son las cremas de verduras. Una crema de verduras preparada en casa, puede reemplazar una porción de ensalada. Muy diferente eso sí, son las que vienen preparadas en sobre porque contienen altos índices de almidón o harinas y no es equivalente a una casera.

No abandonar el consumo de frutas

Así como las verduras, las frutas deben estar incorporadas como postre en cada comida. Al menos tres veces al día deben consumir una fruta, aprovechando las que son de la estación e idealmente no consumirlas como jugo, ya que se pierden la mayoría de los nutrientes y vitaminas.

Pediatra y especialista en nutrición de Clínica RedSalud Providencia.

Cerrar menú